Para el Hospital Shriners para Niños México la salud y seguridad de nuestros pacientes, sus familias, voluntarios y el personal, son la máxima prioridad.

Con el avance de la situación actual de COVID-19, continuamos monitoreando muy de cerca las actualizaciones emitidas por la Secretaría de Salud dando seguimiento puntual a todas las recomendaciones.

Si su hijo tiene programada una cita, le pedimos de favor comunicarse al número de teléfono abajo.

Hospitales Shriners para Niños — México información del visitante

Skip to navigation

What we're up to

news News Tuesday, December 29, 2020 Tuesday, December 29, 2020 10:58 AM - Tuesday, December 29, 2020 10:58 AM

Alargamientos y deformidades óseas

Los tratamientos que actualmente el Hospital Shriners realiza para tratar las discrepancias de longitud de miembros inferiores en los pacientes

Alargamientos y deformidades óseas

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a la Dra. Daniela Velazquez, quien estudió la subespecialidad en ortopedia pediátrica aquí en el Hospital Shriners. En esta entrevista, la Doctora nos explica sobre los tratamientos que actualmente el Hospital lleva a cabo para tratar las discrepancias de longitud de miembros inferiores en los pacientes, así como los procedimientos y tiempos en que el tratamiento se lleva a cabo. En la parte inferior pueden encontrar el video con la entrevista completa.

¿Qué se realiza en la clínica de alargamientos?

En esta clínica se tratan aquellos pacientes con discrepancias en la longitud de miembros inferiores y deformidades angulares en las mismas. Para la corrección de este tipo de deformidades, se utilizan fijadores externos pues son múltiples sus ventajas:
- Las incisiones para colocar el fijador externo son muy pequeñas, lo que permite en algunas ocasiones colocarlo de forma bilateral.
- Permite una recuperación rápida. Se alienta a que el paciente comience a caminar lo más pronto posible pues esto ayuda a que el hueso consolide más rápido, lo que hace que la recuperación sea más rápida. 
- El aparato puede removerse en el consultorio sin la necesidad de un procedimiento quirúrgico extra.

Tratamientos

“La idea es utilizar estos métodos como reconstrucción y evitar procedimientos de amputación”.

Existen tres tipos de tratamientos, aquellos utilizados para la corrección de daños angulares que implican un uso alrededor de entre tres y cuatro meses. El segundo tratamiento es para las diferencias de longitud, que son los alargamientos como tal; en este caso implica 30 a 40 días por cada centímetro que se necesite alargar. Es decir, si la meta de alargamiento es de 5cm, estamos hablando de tener el fijador externo por un total de siete meses. 
El tercer método que se utiliza es el denominado métodos de Llizarov, que también es un fijador externo, pero en forma circular. Este método se utiliza para hacer correcciones severas, a veces progresivas y también para discrepancias de longitud y en particular para el tratamiento de deformidades en el pie que requieren poco a poco hacer la corrección. El tiempo de uso es aproximadamente entre seis y ocho meses.

Por lo general, los pacientes con un fijador externo pueden realizar todas sus actividades, desde asistir a la escuela - seguramente con una protección para el aparato- pero están muy incorporados a las actividades cotidianas; con esto ayuda al paciente a disminuir el tiempo de incapacidad como tal. 
Algunos pacientes pueden requerir dos o tres alargamientos durante su estancia en el hospital, a veces antes de la madurez esquelética otras tantas después de la madurez. “La idea es utilizar estos métodos como reconstrucción y evitar procedimientos de amputación”, comenta la Dra. Velázquez.

Estos métodos se aplican en pacientes que cognitivamente pueden aceptar de forma más sencilla el tratamiento, esto ocurre después de la madurez esquelética, sin embargo, hay pacientes que tienen una discrepancia final de hasta 18cm, por lo que en esos casos es necesario iniciar desde antes. 
La incidencia en complicaciones en menores de 10 años es mayor, pues no están preparados cognitivamente para llevar el proceso del tratamiento que puede ser largo. Es por ello que se prefiere iniciar estos tratamientos cuando el paciente está más grande ya sea en la pre adolescencia o adolescencia.

¿Es doloroso?

“Puede llegar a ser un poco estorboso, pero el alargamiento como tal no genera dolor, pues lo que se incrementa de longitud al día es menos de un milímetro, y eso prepara al resto de los tejidos, músculos, tendones, vasos sanguíneos, etc., a que vayan creciendo en paralelo con el hueso. Pero finalmente el aparato está en el exterior y está comunicado hasta el hueso, y esto después de algún tiempo, puede causar ciertos procesos inflamatorios y los hace bastantes molestos”, comenta la Dra. Daniela Velázquez.

Cuidados especiales

- No tener contacto con tierra, animales ya sea de compañía o de campo.
- Buena alimentación.
- Tomar baños de sol, pues mejora la absorción de vitamina D y por lo tanto el metabolismo óseo 
- Continuar con las actividades de rehabilitación y evitar subir de peso.
- Durante el tratamiento no estar involucrados en actividades deportivas de alto impacto.
- Tras retirar el fijador externo, no se recomienda jalar, cargar o empujar objetos pesados ni ejercicio de alto impacto, por lo menos un año después del retiro del fijador externo.

Calidad de vida

Todos estos procedimientos han cambiado la expectativa de tratamiento para pacientes que, anteriormente, se pensaba en la amputación de la extremidad. Estos procedimientos han cambiado la forma en tratar estas deformidades permitiendo al paciente conservar su extremidad en buen estado y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Esto les brinda la posibilidad de integrarse a las actividades escolares, deportivas, y en el futuro, a la vida laboral. La tendencia hoy en día, es pensar en la reconstrucción de la extremidad antes que en la amputación.

La familia y el paciente como parte del éxito en el tratamiento

Para que el tratamiento tenga el éxito esperado, es de suma importancia la participación de la familia. En el Hospital Shriners, tanto paciente como familiares son entrenados y capacitados para poder manejar el fijador externo, realizar los ejercicios de rehabilitación y el autocuidado; manipular las curaciones y detectar datos de alarma como infecciones.